GRAN VÍA 4, PREPARADO PARA EL SIGLO XXI

El inmueble renueva el espíritu constructivo de la década de los años 20, conjugando su fachada clásica con espacios diáfanos y los últimos avances tecnológicos.

QUIERO SABER MÁS

Magnífico edificio rehabilitado en 2011 por Gonzalo Echenique Gordillo, merecedor del Premio COAM 2012 de Arquitectura, que conjuga, detrás de su espectacular fachada clásica, amplios espacios diáfanos con los últimos adelantos en su interior.

Considerado uno de los inmuebles más bellos y mejor compuestos de la Gran Vía, fiel al estilo Norteamericano de principios de siglo XX, renueva el espíritu de la época en que fue proyectado y se adapta a las exigencias de funcionalidad del siglo XXI.

HISTORIA DEL EDIFICIO

Gran Vía 4 fue proyectada en 1917 por los arquitectos José María Mendoza Ussía y José de Arargón Pradera para la poderosa familia Urquijo.

Su distribución interior se articula alrededor de dos patios interiores, y su planta trapezoidal determina el ritmo de sus tres fachadas, sobrias respecto a las demás del primer tramo de la avenida, realizadas siguiendo las pautas neorrenacentistas imperantes en aquellos años y ya en pleno auge en ciudades como Nueva York y Chicago.

Conocido como Banco Urquijo por haber albergado su sede desde su construcción hasta finales del siglo XX, Caixanova lo adquiere en 2007 a la Mutualidad de la Abogacía para instalar su sede en Madrid para usos financieros y comerciales, actividades socio-culturales y de representación institucional y obra social.

La calidad de la rehabilitación llevada a cabo entre 2009 y 2011 por Gonzalo Echenique Gordillo convierte al inmueble en Premio COAM 2012.